EN PAREJA.

 In Blog

La elección del formato social con el que se desea realizar el Camino es absolutamente personal. Hay quienes deciden emprender la aventura en solitario, otros en grupo de amistades o familia y otros con sus parejas. Esta última posibilidad entraña grandes ventajas que cada vez más peregrinos disfrutan.

Hay que partir de la premisa que este no es un viaje convencional ni organizado ni turístico. Se trata más bien de una experiencia única que implica transcurrir muchas horas junto a la otra persona. La consecuencia más inmediata es la oportunidad de conocerse mejor y de profundizar en la relación. Y es que el ritmo frenético de la vida diaria suele limitar las ocasiones en las que pasar tiempo de calidad en pareja.

En realidad, son muchas  las razones de peso para confiar en que el Camino de Santiago estrechará aún más el vínculo entre las dos personas…Estas son algunas de las que apuntan en el blog de Vivecamino:

  1. Superar los propios límites juntos.

El Camino de Santiago tiene un poder especial para unir lazos, sobre todo con aquellas con las que  se realiza el itinierario completo. La ruta jacobea obliga, para empezar, a salir de la zona de confort y quedar expuest@ a condiciones completamente desconocidas. El esfuerzo físico, la climatología, las heridas y lesiones, y en general las situaciones inusuales y complejas que suelen surgir llevan al límite y exigen la superación de retos que, en compañía de quien se ama, resultan mucho más llevaderos.

  1. Conocer lo bueno y lo malo.

Puede decirse que el Camino de Santiago es una herramienta muy útil para poner la relación a prueba. El mismo hecho de compartir el tiempo y espacio las 24 horas del día con la pareja permite contemplar su personalidad al completo. Lo bueno, que es tanto, y lo menos bueno que surge en momentos de estrés y cansancio en los que se necesita desplegar todos los recursos posibles de respeto, tolerancia y empatía.

  1. Recuperar el tiempo para conversar de verdad.

Con la vida atada a horarios, obligaciones y rutinas varias  resulta verdaderamente complicado disfrutar de la compañía de la pareja. De ahí que, aparte de las vacaciones, el Camino de Santiago sea una magnífica ocasión para conocer de nuevo a esa persona tan especial, conversar sobre todo y nada, cultivar la virtud de la escucha…

  1. Vivir una experiencia para recordar siempre.

Por último, y no menos importante, conviene recordar que  el Camino de Santiago es una experiencia diferente a cualquier otra. Y, de hecho, es tan única y auténtica que puede transformarse en ese soplo de aire fresco que necesita la pareja  y convertirse en ese lugar de retiro y reconexión que renueve un vínculo adormecido por la rutina.

 

Recomendado por HOSTAL GAU TXORI.

Fuente: Vivecamino.

 

Recommended Posts
Contáctenos

Puede enviarnos un email y contactaremos a la mayor brevedad posible.

¿No es legible? Cambiar texto.

Start typing and press Enter to search